¿Trata «Black Mirror» sobre el futuro de la tecnología o sobre la aterradora realidad?

09/02/2017Tiempo de Lectura 6 Min

Al ver Black Mirror de Netflix, es difícil adivinar si refleja un futuro sombrío o un universo paralelo de nuestra propia realidad. Aunque la línea que separa a humanos y tecnología es imprecisa en este show al estilo de The Twilight Zone, pensar si trata sobre el futuro de la tecnología o sobre la actualidad es aún más aterrador. La tercera temporada, podría servir de advertencia sobre cómo podría evolucionar el mundo actual integrado con la tecnología hasta convertirse en una trama de terror en un futuro no muy lejano.

El mismo nombre de la serie hace referencia a la toma de poder tecnológico. Mallory Chin de HYPERBEAST lo explicó mejor que nadie: «‘Black Mirror’ hace referencia al ‘reflejo omnipresente’ en las pantallas del smartphone, el portátil, la tablet y, por supuesto, la televisión». Antes de comenzar, le advertimos que este artículo está plagado de spoilers. Si todavía no ha visto Black Mirror, hágalo de una sentada y vuelva. Aquí le esperamos.

Para un espectador distraído, podría parecer evidente que los humanos controlan la tecnología en cada uno de los seis episodios independientes de la tercera temporada de Black Mirror. ¿No es así?

 

¿Y si su popularidad determinara su alquiler?

En el episodio titulado «Caída en picado», nos encontramos un mundo donde nuestra vida está determinada por índices de popularidad a gran escala. Un índice bajo, puede ocasionarnos desde un aumento del alquiler a la denegación de un asiento en un avión y, en el peor de los casos, incluso la imposibilidad de recibir un tratamiento contra el cáncer. Hasta que la protagonista del capítulo no se enfrenta a un destino trágico, no se da cuenta de que es prisionera de una aplicación.

Aunque nunca ha existido algo parecido a escala similar, la posibilidad está ahí. ¿Se acuerda del anuncio de la aplicación Peeple, llamada en broma «el Yelp de las personas»? Las reacciones en contra fueron masivas y los fundadores terminaron cambiando totalmente a un sistema menos propenso al ciberacoso, que podría llegar a arruinar vidas. Además, en 2010 y 2011, cuando aún se podían comprar fácilmente seguidores de Twitter, las personas con un índice Klout de «influencia social» elevado, supuestamente recibían estancias de hotel gratuitas.

Por suerte, no hay indicios de que nada parecido a Rate Me esté abriéndose paso en nuestra sociedad. Crucemos los dedos, por si acaso. La mayoría de nosotros estamos enganchados en mayor o menor medida a las redes sociales y a recibir «Me gusta» en las fotos de Instagram. Si RateMe existiera, ¿podría frenarse esa adicción?

 

Felices para siempre (en la red)

Descrito como uno de los episodios más alegres de la temporada, «San Junípero» cuenta la historia de una ciudad que los vivos pueden visitar cinco horas a la semana y donde los muertos disfrutan de su vida eterna en una realidad simulada. Los desventurados amantes, deben a la potencia tecnológica de una enorme sala de servidores, la existencia de esta particular versión del amor eterno.

A pesar de décadas de rumores sobre la posibilidad de volcar nuestra memoria en un servidor al morir en un futuro no muy lejano, todavía no es una realidad. No obstante, los increíbles avances en el mundo de la realidad virtual nos acercan un poco más cada día. Reliefband Neurowave, aprobado recientemente por la FDA, utiliza pulsaciones para frenar los mareos inducidos por la realidad virtual, pero nos hace vislumbrar un futuro en el que la tecnología wearable, pueda utilizarse para tratar otros síntomas crónicos. También existe Magic Leap, una startup que se rumorea que se lanzará en 18 meses, que podría ofrecer a los usuarios el poder de visualizar cualquier situación virtual frente a ellos mediante unas gafas especiales.

Desde el punto de vista de un informático profesional, la idea de ofrecer vida eterna gratuita mediante ordenadores en la nube, no es más que una continuidad del negocio y, como poco, una carga de trabajo de pesadilla. Sin embargo, si pensamos en un futuro en el que la realidad virtual pudiera ayudarnos a minimizar síntomas físicos o a crear un entorno feliz delante de nuestros ojos quizás no resulte tan aterrador.

 

Recuerdos implantados por encargo

El tercer episodio, llamado «Tu historia completa», presenta un mundo donde los humanos tienen un «chip» detrás de la oreja que les permite volver a visualizar recuerdos en sus propios ojos o en una pantalla cercana. Los resultados de los recuerdos a la carta no son más que una fuente de desdichas para un joven abogado y su esposa. En su mundo, hay rumores de que «desinstalarse» esta tecnología significa quedarse ciego para siempre.

En relación con esto, la tecnología wearable es cada vez más inteligente y menos intrusiva. La correa inteligente Sgnl debutó en el CES 2017. Se comunica con el dedo del portador, haciendo que responder una llamada sea tan fácil como tocarse la oreja. Los investigadores médicos también se esfuerzan por crear un implante cerebral que permita a las personas con parálisis, teclear o recuperar la sensibilidad. Todavía no hay rumores sobre implantes que puedan almacenar nuestros recuerdos, pero la ciencia ficción nos muestra que los implantes obligatorios no suelen traer cosas buenas.

 

¿Advertencia desalentadora?

Mientras los humanos continúan preocupándose por sus índices de popularidad o volviendo a ver sus recuerdos, los personajes de Black Mirror van perdiendo los papeles. Suicidios, muertes y la condena a prisión de una heroína, ilustran un mundo donde la tecnología arruina nuestras vidas a la vez que las dirige.

Los investigadores en tecnología más avanzados del planeta, se esfuerzan por hallar nuevos métodos para interconectar nuestras vidas con la tecnología. Piense en el potencial de la fusión de una mente hombre-máquina, que ya está desarrollando una startup canadiense. Hasta las mentes más brillantes del planeta se asustan del potencial de la tecnología actual. No hace mucho, Stephen Hawing advirtió de que la tecnología podría destruir la vida tal y como la conocemos y de que necesitamos un «gobierno mundial» u otro tipo de vigilancia descentralizada para evitar el desastre.

Con excepción de la vida más allá de la muerte en la nube gracias a la realidad virtual, la mayoría de tecnologías que se muestran en Black Mirror están, como mucho, a diez años de distancia. Quizás los profesionales informáticos no puedan detener una revolución robótica, pero podrían utilizar la moraleja de esta serie para saber cuánta tecnología es demasiada en relación con la adopción personal y para guiar los debates éticos en el trabajo. Si poder montar en un avión depende de nuestro índice de popularidad, definitivamente nos hemos pasado de la raya.

Jasmine W. Gordon 06/19/2018 Tiempo de Lectura 6 Min

¿Hasta dónde ha llegado la innovación digital en IA?

Para algunos es la innovación digital más terrorífica de la historia reciente, Anthony Levandowski, responsable de los coches sin conductor de Uber, ha...

Joe Hewitson 05/10/2018 Tiempo de Lectura 4 Min

Descubra las tendencias tecnológicas que están cambiando el mundo

¿Ha notado la gran afluencia de nuevas tendencias tecnológicas que inunda su bandeja de entrada cada semana?

Jasmine W. Gordon 01/04/2018 Tiempo de Lectura 6 Min

4 métodos para mejorar su experiencia de usuario móvil

Los servicios de atención al cliente más efectivos de la actualidad y el futuro son los smartphones. A medida que la oferta de contenidos de marketing,...

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no se hará público. Los campos obligatorios están marcados con un asterisco. Required fields are marked *